Glastonbury

Ayer tuve a Julien Temple a unos cuantos metros. 

Fuimos a ver su documental sobre Glastonbury:

Dos horas y 20 de cortes a hippies viejos y nuevos, gente disfrazada, gente vieja, gente joven, gay, no gay, intergay, gente que vista desde la lente de Julien gana una condición anónima y al mismo tiempo única. Sería horrible saber sus nombres, conocerlos como individuos; qué grande cuando un humano sirve a un propósito mayor, en este caso el de la locura temporal, el goce sin trampas. 

Una pregunta recorre la cinta, una pregunta ajena al contenido del documental y cercana al proceso creativo: ¿cómo narrar cuarenta y tantos años de un festival al que asisten cerca de 200 mil personas al año? ¿Por dónde tomarle las patas al monstruo?

Ver a la joven Björk que no entendía el human behaviour en un auténtico laboratorio del proceder humano donde muchos van, imagino, a ser vistos. Todo ese performance ¿para qué? Botas como sombreros, mujeres vestidas de novias histéricas, un anciano vestido de mesero ofreciendo  una copita de cognac vacía. (¿? y mil veces ¿?) 

A veces, la narrativa fragmentada de Temple es odiosa, otras es efectiva en lo que, creo, es su objetivo: suspender la racionalidad. De pronto estamos viendo con otros órganos que no son los limitados ojos. 

Pasan por ahí el Moz, la legendaria Common People de Pulp, los Chemical Brothers y un largo auuuuush. 

Termina con David Bowie, claro. 

We could be heroes, just for one day. 

Así se siente acudir a un concierto y vomitar la tripa cantando; recorrer apretujados la distancia del estacionamiento al escenario a pie, como peregrinos en un territorio diminuto que sin embargo  nos inicia efectivamente en el ritual de la música. 

La música esa del siglo XX y XXI, encapsulada en canciones que duran dos o tres minutos nada más pero que en la vida de una persona se vuelven recurrentes y sacian y dan de beber a la débil memoria. 

Julien Temple crea memoria. Lo hizo con sus documentales sobre el ENORME Joe Strummer o el de los Sex Pistols. 

Y yo lo tuve a dos metros. Fui feliz. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s