Busy living

Solo los dioses pueden hacer ambas cosas al mismo tiempo, vivir y escribir. Uno que es humano solo brinca de gusto por la nueva nena que llegó a la familia y se olvida de lo demás.

Gotita de miel, diría un amigo muy querido.

Ayer se me ocurría que a la gran Regina Royale (primer nickname de mi sobrina), podría quedarle mejor gotita de agua dulce. Llegó a nuestras vidas una tibia mañana de lluvia, hizo su entrada cinematográfica, onírica y sin mucho aviso. La lluvia habrá sido su única forma de decirnos “agua va”.

“Aquí vengo, con mis patitas resecas y mis dedos largos, tengo una sonrisa y una paz incipientes y soy la nena de las mil caras, aún no decido cuál voy a usar para qué emoción”.

No quiero olvidar que cuando naciste, un lunes, y cuando llegaste, un miércoles, tu mamá traía una blusa rosa y una gabardina anaranjada, que tu papá necesitaba un café urgentemente, que tu tía y tu tío hacían lo posible por lucir calmados.

No quiero olvidarme que ya estamos viejos para lo nueva que estás tú, pero que vienes a rejuvenecernos de las orejas para adentro.

Bienvenida FR. Creo que te vas a divertir con nosotros.