Caaaaarcaaaaaasssss!

Tssssss.

Porque yo también fui mala un día:

Quiobo.

Bueníssisisisimo. Es un alivio saber que todavía se me da el headbanging.

Acá se aprecia la bandera que se puso re bien intensa:

Porque no todo en la vida es melancolía, la bandísima Carcass vino a sublimar lo rotos que andamos todos. Quiero pensar que al grito de ¡rompámosle su madre al silencio! se nos olvidan otros ¡rompámosle su madre!

Entons, pos ahí stá ese güey, bien prendido, bien inglés, bien bueno pa cantar, ya sin pelo en la frente y abajo el mosh pit a todo lo que daba.

El concierto estuvo repleto del buen maestro de biología que tiene una vida secreta y eso.

Pero lo mejor en el mundo entero fue a quien me encontré yo: al mismísimo, verdadero y único Carcass Carcass.

Of all people. 🙂

Estoy taaaan feliz.

Advertisements