Bret

“Mis novelas constituyen un mapa emocional de lo que he sido y lo que soy. (…) Uno se expresa con mucha más libertad y veracidad por medio de la ficción que cuando escribe en un blog, o en un diario”

Bret Easton Ellis (Los Ángeles, 1964)

***

La tristeza trae cerdeces que uno no quiere admitir. Por eso te traicionas a ti mismo. Te enfermas, te traicionas, te traicionas te traiciona.

***

Man, I’m tired. The only thing that soothes me now is a bit of Calvin & Hobbes before going to bed. That’s when I know my stress levels are high.

Advertisements

Quoth the raven, `Nevermore.’

Para los spanish only (que ni tan spanish only, pues), la nota es sobre los cuervos de la Torre de Londres que serán encerrados tratando de evitar un contagio de GRIPE AVIAR. La leyenda dice que los cuervos deben permanecer allí o el imperio caería.

La epidemia empieza a asustar a los británicos. No quiero espantar a nadie, pero ya empieza a valer madres todo.

LONDON, England (CNN) — The Tower of London, home to Britain’s Crown Jewels, has decided to keep its ravens indoors to protect them from the threat of bird flu.

The six black birds were moved from lawns outside the 11th century castle into specially built cages in one of its towers as the deadly disease spreads across Europe, a spokesman said on Tuesday.

“Although we don’t like having to bring the Tower ravens inside, we believe it is the safest thing to do for their own protection, given the speed that the virus is moving across Europe,” said Yeoman Raven Master Derrick Coyle.

Legend has it that the ravens must stay at the Tower of London or the fortress and the kingdom will fall, so they are protected by a special decree issued in the 17th century by Charles II.

Ravens can live for about 25 years. When one of the Tower ravens dies it is usually replaced by a wild one. Recently, however, some have been hatched in captivity.

The six, notoriously unfriendly birds — Branwen, Hugine, Munin, Gwyllum, Thor and Baldrick — already have their wings clipped to prevent them from flying away. The birds are getting used to their new surroundings, Coyle said.

“We are taking advice on the vaccinations against avian flu, and in the meantime, we will continue to give our six ravens as much care and attention as they need,” he added.

Todo se hace lunes

¿Cómo tendría que decirlo para conectar con la sensación de otros? Sé que lo han captado, justo en el momento en que está ocurriendo por primera vez. Un beso, una persona, un cachorrito, un libro, un par de aretes nuevos, una película. Hasta los domingos que comienzan tan inofensivos, tan manchados de luz por la ventana y desayunos largos. Hasta ese domingo se convierte en lunes.
Yo difiero Morrisey querido: sooner or later, everything turns to Monday.

Como el joven Werther

Confieso que me tomó una década, pero ya soy capaz de disfrutar a los clásicos. Antes leía contemporáneos y los envidiaba. Ahora envidio a Esquilo, más que a ningún otro. Me mata de rabia no ser la autora de la Divina Comedia; hubiera pagado con mi alma para escribir el Fausto o Macbeth o Esperando a Godot (aunque este último es un clásico sólo para quienes saben ver el clásico en él).
Encuentro que estas obras encueran mi humanidad en este 2006 con más agudeza y cachondería que cualquier contemporáneo.

Werther, aquél hito del romanticismo creado por Goethe, se entusiasma de forma triste, igualito que yo:

“He conocido a mucha gente pero aún no trabé amistad con nadie. No sé qué de ofensivo he de tener para la gente. Son muchos los que me estiman y se acercan a mí, pero me duele que el camino que compartimos se separa después de un breve trayecto.
Si me preguntas cómo es la gente de por acá, debo decirte: como en todas partes. El ser humano es un una cosa uniforme. La mayoría emplea la mayor parte del tiempo para vivir y lo poco que le queda de libertad le asusta tanto que hace lo imposible para deshacerse de ella. ¡Oh, el destino del hombre!”.

Elemental

Los viernes son días de repensar lo obvio. Como todos asumimos que el grupucho juvenil RBD es una porquería, se nos olvida gritarlo a los cuatro vientos.
…na na na na, porque soy Rebelde…
¡Rebeldes mis nalgas y no cantan!
Nomás para que nadie diga que me quedé sin decirlo: este grupo es un atentado a la evolución de la especie, un statement político sobre la sin razón y la estupidez, un oscuro vórtex sospechosamente parecido a un culo que engulle toda capacidad de raciocinio.
En suma, UNA MIERDA.
Que no se diga que me quedé callada.

Qué le diría

Yo sé que es ocioso pensar en los muertos, pero es una de mis actividades favoritas.
¡Tienen tanto que decirnos! Nos superan en número y en estilo.
Encuentro a algunos más saludables, incluso más bellos. En su trono no cabe ningún farsante: aquél que murió para seguir vivo ha sido tragado por las arenas temporales para regresar en vómito de leyenda.
Me pregunto por ejemplo, qué le diría Baudelaire a Madonna.
Ella dice que tiene todo “a nivel cuerpo.” Por eso estudia la Cábala, para llenarse el dizque espíritu.
No sabe, o no le importa, que a Baudelaire le obsesionaba el hedor de la descomposición, el hedor de la belleza, aún en la salud.
¿Sería tal vez su musa enferma? Símbolo de este universo triste, de horizonte plúmbeo, donde flotan en la noche el horror y la blasfemia.

Es posible que le dedicara un verso como a un vampiro:

Como al juego el jugador empedernido

Como a la botella el borracho,
Como a los gusanos la carroña,
–¡Maldita, maldita seas!

Qué digo. Lo más seguro es que Charles ni siquiera le dedicara una mirada.

Becas

Uno obtiene una beca para tener tiempo pero ya tienes un trabajo en donde estabas comprando tiempo y ahora tienes que comprar más tiempo para dedicarle a la beca.
Luego está el corazón, el cine, el cuerpo, el sueño y los proyectos truncos.
¿A qué horas se vuelve todo tan complicado?

Quihubo

En el taller de teatro todos quieren saber si yo soy esa personaja que habla con ajos y cebollas.
¿Y a tí te pasó eso? ¿También tienes una hermana así? ¿Sufres de ese modo?
Todos sabemos que el espectador es un voyeur. Necesitan que yo sea esa chava para no perder de vista su rumbo. “Pobre, ella estaba loca pero yo no”.
La ficción no trabaja como la realidad. Si yo les cuento quién soy realmente se morirían de flojera. Si les contara cómo me ocurrió esa escena, palabra por palabra irían cayendo de sueño.
La realidad es muy aburrida.

El Sistema

Una canción de dios-solo-sabe-qué grupete del dizque nuevo indie mexicano habla del “sistema”.
Dice algo así como:
El sistema es perfecto…
confía en tu software
¡Malditos cerdos fascistas!
Me preguntaba si estos escuincles bobos tienen idea de lo que están hablando. Si tienen idea de cuánto le costó a la humanidad acuñar esa última frase.
Pero la condición de ignorancia feliz no la inventaron ellos; el mundo siempre ha sido víctima del joven soberbio: ahí tienen a Edipo, por ejemplo, que pensó que era más listo que los dioses. Según mis cálculos, Edipo no tendría más de 25 años cuando llevó la peste a Tebas.
Lo que me parece grave no es que se tomen un asunto a la ligera. Lo que me parece grave es que no sepan contra quién van.
La canción no ubica al contrincante, están vociferando contra una nube de humo y como no tienen la más mínima oportunidad de ganar, están cansados, cínicos, llenos de hueva.
Es triste porque yo misma peleo contra nubes de humo todos los días y “el sistema”, como dice el cantante, está diseñado para vaporizar a mi antagonista.
Acabo pensando que son mis rasgos de carácter, la casualidad, los designios.
Tal vez habría que empezar por decirle al pan tiempo y al vino vicio.

***
Cuando tenía catorce años, un año antes de que desapareciera de la faz de la tierra, mi padre tuvo a bien señalarme mi estupidez.
-“La culpa la tiene el sistema”, rebusné
-“Nena”, dijo tomándome del brazo, un gesto que representaba toda la violencia de la que era capaz, “explícame en este mismo momento a qué le llamas sistema”.
Por supuesto no supe qué decirle. Mi padre me vió con sus ojos dulces llenos de melancolía. Entendí que estaba hablando de una historia que no conocía; de cierta forma estaba hablando de él.
Aunque a veces me olvido, ese día aprendí a callar.

***
Feliz 10 de febrero a todos.