El doce es sagrado

Ayer hubo guerra de luces en las barrancas.

La perra se movía nerviosa y me arañaba con la pata preguntando ¿a qué horas caen las bombas por acá en la casa? También repetía con los ojillos de pastor alemán aguzado: ¿y si nos vamos de aquí, a un lugar más seguro? Vamos, anda, tú, yo y los gatos, metámonos en un búnker para que no nos pase nada.

Intentaba decirle que sólo eran los festejos a la virgen, que estábamos a salvo. ¿La virgen?, preguntó.

Le dije que tenía mucho sueño como para explicarle el significado de ‘ser guadalupano’ en este país, pero insistió; no dejaba de revolcarse enseñándome la pancita peluda, andale, dime que esto no es una guerra (mi perra es un ser muy influenciado por las películas de la Segunda Guerra Mundial, nada más oye tronar algo y piensa en tanquetas), estoy nerviosa, cuéntame una historia para poder dormir.

Le platiqué de cómo, desde mi punto de vista, La Vírgen era una extensión edípica que le quedaba perfecta a esta cultura donde las madres son omnipresentes y todopoderosas, y que por eso el festejo a La Guadalupana era uno de los más vistosos. “Prenden luces artificiales hasta morir, gastan miles y miles de pesos en ello, como si la virgen pudiera medir su fervor en las partículas efímeras prendidas de pólvora en el cielo”. También hay que decir que se trata del único festejo que no implica comer, regalar o emborracharse. Es quizás un festejo más espiritual…es que la madre es la madre, ¿me entiendes?

Ah, pero esos son los católicos nomás, dijo mi perra.

No no. Quizás no me expliqué bien. Guadalupanos somos todos. Por más ateo y revolucionario que lo hayan enseñado a ser a uno. Según mi experiencia se puede ser sacrílego con todo lo demás; hacer chistes de cómo se le caía el chamoy entre las manos a Cristo en la cruz, pero a ver, búscame un chiste de la virgen que no te censuren con los ojos todos los oyentes.  Es como el príismo: algunos ni siquiera nos damos cuenta de que lo traemos en la sangre, pero seguimos actuando como si no hubiera mañana o mejor dicho, como si la idea del ‘mañana’ no fuera finita.

“Uy no”, me dijeron en la herrería “es día de La Guadalupana, no le podemos recibir ningún trabajo…ora hasta el lunes”.

Guadalupanos y priístas. ¿Ves, Lola, qué tremenda combinación?

5 thoughts on “El doce es sagrado

  1. Yo siempre la traigo en mi cartera, junto con una bendición en hebreo que me regaló mi papá que le regaló su papá. Mi virgencita y mi berajá (bendición) se llevan bien, me han cuidado mucho.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s